Los clavos para una clavadora neumatica

Son pocos los materiales que resisten los poderosos efectos de una buena clavadora neumática. La madera, el yeso o el plástico, son solo algunas de las superficies sobre las cuales se logran excelentes trabajos y acabados. Evidentemente el funcionamiento de la máquina es importante, sin embargo, los clavos para una clavadora neumática son un elemento vital para lograr cada tarea. En este sentido, esta vez te daremos algunas recomendaciones para elegir la mejor opción.

Clavadoras neumáticas según las dimensiones de los clavos

Clavadoras neumáticas de 1,2 mm: Son las más comunes en el mercado, y también las preferidas por los usuarios por su economía. Estas clavadoras utilizan clavos cuyo grosor es de 1.2 mm, relativamente fuertes y cuya cabeza proporciona buena sujeción.

Clavadoras neumáticas de 0,6 mm: Son ideales para clavos sin cabeza, también llamados “Pin”; o clavos pequeños con cabeza, también conocidos como mini brads. Son clavos difíciles de apreciar, ideales para trabajos de tapicería.

Clavadoras neumáticas de 0,8 mm: Son un poco más gruesos que la opción anterior, empleado en la sujeción de maderas cuyo peso es moderado.

Clavadoras neumáticas de 1,4 mm: En su mayoría utiliza de clavos de acero templado, y permite realizar sin problemas cualquier trabajo pesado o sobre superficies duras. La longitud del clavo suele variar entre los 18 y los 50 mm.

 

Tipos de Clavos

Una gran cantidad de clavadoras neumáticas  que existen en el mercado, han sido fabricadas para trabajos sobre madera. Sin embargo, existen alternativas que permiten ejecutar tareas sobre superficies de alta resistencia y dureza, gracias a diversos componentes que potencian la funcionalidad de la máquina, pero también a un factor externo esencial para lograr cada objetivo: los clavos. Por ello, en esta ocasión te contaremos cuáles son los tipos de clavos para una clavadora neumática barata.

Los clavos varían en cada clavadora automática

Los tipos de clavos para una clavadora neumática permiten un mejor desempeño de la herramienta. En este sentido, existen todo tipo de opciones que debes tener en cuenta antes de comprar una, pensando no solo en lo que necesitas actualmente, sino en los trabajos que puedas necesitar en un futuro cercano. Los clavos más comunes para las herramientas neumáticas son los siguientes:

  • Clavos fabricados en hierro bricomatado.
  • Clavos hechos de aluminio.
  • Clavos fabricados en acero.
  • Clavos Coil.
  • Clavos T.
  • Clavos Brad.
  • Clavos Mini Brad.
  • Clavos Pin sin cabeza, ideales para trabajos de carpintería y tapicería de muebles.
  • Grandes clavos de bobina, que representan una excelente opción para fabricar pallets y sujeción en pesadas estructuras de madera.

Los tipos de clavos para una clavadora neumática pueden ser de 15 milímetros hasta 50 milímetros, y su grosor puede variar de 0,6 mm hasta 1.8 mm.

Grapas para las grapadoras neumáticas

En el caso de las grapas para grapadoras neumáticas, ocurre lo mismo que con las clavadoras, es decir, el tipo de grapa depende del modelo de la herramienta. Se debe tener en cuenta el material de fabricación de la grapa, ya que por ejemplo, el acero inoxidable es ideal para trabajar sobre superficies y entornos de gran humedad; pero con el acero galvanizado no ocurre lo mismo. Existen cuatro tipos de grapas:

  • Grapa de alambre fino: Son perfectas para trabajos discretos de tapicería y para fijación de telas, y en general, cualquier trabajo sencillo de bricolaje.
  • Grapa de alambre plano: Son mucho más resistentes que las de alambre fino, y logran atravesar materiales como la lona sin que estas sufran daño, además de permitir fijar materiales como el plástico.
  • Grapa de cable: Su forma es redonda, por ello es una excelente alternativa para proteger el cableado eléctrico, atravesar madera u otros materiales ligeros.
  • Grapa de doble punta: Se utilizan para grapadoras eléctricas o neumáticas por igual, ya que no requieren de una gran potencia. Su capacidad de penetración es amplia.